Hablemos de periodismo consciente


Periodismo urgente

Este es el promocional que circuló en redes sociales. Cuando alguien preguntaba sobre quiénes integran el colectivo se respondía: si crees que es urgente hablar de periodismo, ya eres parte.

Una de las cuestiones que siempre me he preguntado es ¿por qué  cuando los periodistas se juntan (en físico o por grupos de Whatssap) no llevan el diálogo hacia una reflexión sobre el periodismo? A lo mucho, se narran anécdotas de la cobertura del día, chismes de comunicadores, o las quejas contra el descalabro de la libertad de expresión. ¡No falta el aderezo maniqueísta!  [exceptuando las convocatorias académicas, claro está].  No sé que ocurrirá en otros lugares, esa es mi realidad en Manabí – Ecuador.  Pero un buen día de mayo surgió el Colectivo de Periodismo Urgente. La primera, y hasta la fecha única reunión del grupo, del cual formo parte y todo el que quiera puede integrarlo, ha sido un conversatorio con Agustín de la Herrán, profesor  titular de la Universidad Autónoma de Madrid. Nos autoconvocamos para hablar de periodismo y educación. Agustín empezó preguntando uno a uno:  ¿quién eres? No, ¿cómo te llamas, qué títulos tienes, dónde trabajas, a qué clase social perteneces? Pues lo esencial es reconocerse como un ser humano.  Y en ese sentido, como alguien que desempeña un rol y que tiene la responsabilidad de hacerlo de forma consciente. Aquel día faltó tiempo para procesar la zurra al ego y la mediocridad, para tratar todo aquello que teníamos contenido. Posteriormente,  le enviamos por correo algunas preguntas. A continuación reproduzco las respuestas que el profesor remitió a mi correo.

Agustín de la Herrán

¿Por qué los periodistas deben educar? ¿Eso significa que deben asumir posiciones frente a los temas que tratan? ¿Si es así, eso va contra los preceptos de la profesión?

– Todo el mundo enseña, porque se muestra a sí mismo. Unos se enseñan sabiéndolo y otros lo ignoran. Pero en esta vida no es posible vivir y no enseñarse. Y los periodistas enseñan y se enseñan particularmente. Lo hacen porque se muestran a través de su trabajo. Su trabajo no sólo influye en el entorno, en los destinatarios. Su trabajo consiste, en gran medida, en influir. Esto se puede ignorar o no, pero es un hecho diario. La influencia comunicativa puede repercutir en el conocimiento del destinatario de un modo indiferente, puede ser negativo, condicionante o tóxico, o puede ayudarle a mejorar. A veces el margen de maniobra está técnicamente limitado. Pero en muchas ocasiones es una cuestión de ética y de creatividad; por tanto, depende de la propia formación y el conocimiento. Si ayudan a mejorar o a desempeorar estarán educando, de hecho. Y esta orientación hace mucha falta en nuestras sociedades.

De otro modo podríamos hablar de periodismo desatento, laxo, ineficiente, disperso, con base en la sola eficacia, en el solo cumplimiento (¿‘cumplo’ y ‘miento’, como decía el catedrático Miguel Fernández Pérez?). Ningún trabajo bien hecho se limita al cumplimiento. De hecho, cuando otros profesionales nos atienden (médicos, abogados, profesores, etc.) les solemos requerir un poco más, les requerimos que vayan más allá de la técnica. Un trabajo bien hecho –y más un trabajo que se haga a sí mismo a través de la comunicación- es un ‘quehacer desde’ que no termina en sí mismo. Si lo hiciera, habría optado por el raquitismo profesional. También es un ‘quehacer hacia’. Los posibles destinos de una tarea, proyecto, trabajo, etc. son: a) Un efecto aislado. b) Una acción para un logro. c) Un logro para ‘mi’ sistema. d) Acción desde ‘mi sistema’ para la mejora o el desempeoramiento social. e) Mejora o desempeoramiento para la posible evolución humana. f) Mejora o desempeoramiento para el autoconocimiento.

Educar es educarse primero. Esto no puede ir contra los preceptos de ninguna profesión social. (De la misma manera, la operación producto o potencia no va contra la adición. Tampoco una práctica médica con base en la amabilidad y la escucha va contra la profesión, ni supone menoscabo de la práctica técnica.) Sí va en contra de las profesiones desconectadas de su medio social, porque en el fondo –y a veces descaradamente o en la superficie- la trascendencia de su impacto no les importa nada.

Un periodismo cuyas referencias sean el pentaedro ‘información’-‘entretenimiento’-‘influencia’-‘venta’-‘formación’ no se opone al tetraedro ‘información’-‘entretenimiento’-‘influencia’-‘venta’. Lo realza, como la esfera hace lo propio con la circunferencia o el cubo con el cuadrado regular.

¿Qué estrategias seguir para ser atractivos, constructivos y conscientes desde los medios?

– Lo primero es conocer la profesión a la perfección. Pero toda la profesión. No una parte, ni un enfoque, sino la profesión real y la profesión posible.
A partir de aquí, el camino no es exterior ni exteriorizante, sino interior. No se trata de conocer estrategias para aplicarlas. Se trata de escribir o de comunicar conscientemente y para la conciencia, en vez de narcotizados o para embotar la razón.
Para proceder de este modo lo primero es darnos cuenta de que somos el eslabón perdido entre el ser que somos y el que podríamos llegar a ser. Es preciso vaciar la propia taza de certezas, de quietudes, de seguridades, y llenarse por quienes ven más que nosotros. Por tanto, una buena estrategia es cultivarse (eliminar ego y ganar conciencia). Ese podría ser un periodismo para la sociedad del conocimiento.
Otra, relacionada con la anterior, es favorecer que expertos/as pertinentes (en los campos científicos, tecnológicos, artísticos, etc.) y los sabios/as puedan ayudar a construir la sociedad del conocimiento. En este caso, la función será la de pedagogo. El pedagogo es un acompañante, es un barquero. Una gran periodista sería un buen barquero.

El periodista, al igual que todo profesional, necesita que su trabajo sea rentable. Actualmente, lo que vende, lo que más ingresos genera a los medios va en sentido contrario a mejores y más profundos contenidos ¿Es así? ¿Cómo manejar esta contradicción?

– El mejor modo de manejar esta contradicción es no dejarse manejar por ella. No hay tal contradicción. Sólo es prejuicio en acción. La fotografía que Ud. describe es esa. Pero la realidad no es un fotograma, es un fluir, un film, más bien. Por tanto, podemos colegir que es así ahora. Pero formamos parte de un proceso evolutivo cuyo activo más importante es el conocimiento. Así pues, mañana podría no ser de aplicación lo que señala, si desde los propios medios se ayudase a redefinir el concepto de rentabilidad. Porque, ¿a qué rentabilidad se refiere? ¿A la rentabilidad miope?

Esto es parte de su tarea pedagógica y educativa. A veces los ejemplos ayudan a comprender mejor: imaginemos un médico ante una persona adicta a las hamburguesas. O imaginemos unos obreros levantando una casa al lado de un camino. ¿Veríamos lógico que los obreros construyesen la casa guiándose por las sugerencias de los paseantes o que el médico no orientase (educase) dietéticamente a esta persona? ¿Qué clase de profesionales serían? ¿Se formaron acaso para carecer de criterio profesional, es decir, ético y fundado?

Hay que cambiar ese concepto de rentabilidad desde su causa. Por eso es preciso desarrollar la educación o el conocimiento desde los medios, influir para potenciar la razón, el sentido crítico y la cultura general y pedagógica de las sociedades. Pero antes los medios tienen que reelaborarlo en sí mismos. Una tercera vía compatible es socializar esa elaboración, hacerla pública, cambiar internamente, acompasadamente con el medio destinatario. Por ejemplo, tratarla en los mismos medios, potenciar la conciencia aplicada, crítica, autocrítica y transformadora. Esta opción podría tener que ver con el respeto a las personas, con la esencia de la vida en democracia, que desde el conocimiento puede desarrollarse. La desembocadura es una ganancia en acciones que contribuyan a la entrada en la sociedad del conocimiento –en la que no estamos- y una pérdida significativa –no necesariamente total- en intoxicación social.
¿Cómo utilizar el poder de internet para educar comunicando?
¿Es posible hacer periodismo consciente en el lenguaje de internet: hipertexto, textos cortos?

– Internet no tiene poder. Es un recurso. Y un recurso es sólo una posibilidad. La posibilidad no depende del recurso, sino de la conciencia que lo usa. Por tanto, puede tenerlo o no. Pero eso hay que actuar como si todo dependiera de nosotros.
¿Cómo utilizarlo para educar comunicando? Favoreciendo desde nuestro trabajo, siempre que sea posible, el desempeoramiento y la mejora social, potenciando y avalando todo lo que lo favorezca, minimizando lo que lo perjudica o dispersa.
La clave es el criterio. Para descubrirlo es preciso ver, antes de actuar, ver es un acto de conciencia. Antes de pensar en internet es importante interiorizarse, trabajarse, formarse.
Un periodista culto, formado, interiormente maduro, despierto, etc. todo lo que haga estará bien, será positivo, un educador por definición. Y un periodista inmaduro, egocéntrico, parcial, etc. todo lo que haga estará mal, porque vivirá equivocado, se nutrirá del error.

Una de las recomendaciones dadas [en el conversatorio] para avanzar hacia un periodismo consciente fue el de limpiarse primero. En lo concreto. ¿Cómo me limpio? (1) ¿Cómo desmonto el ego? (2) ¿Cómo se desaprende aquello que impide elevar la consciencia? (3) ¿Qué debo hacer para construir consciencia y trascender el existencialismo? (4) ¿Qué pasa si me limpio, pero no el medio de comunicación en el que laboro, los intereses de mi departamento, los propósitos de mi jefe, la realidad política? (5)

– (1) Para limpiarse lo mejor es hacer dos cosas. Primero, ver y reconocer la suciedad o la pintura (condicionamiento, parcialidad, sesgo, identificación, dualidad, etc.) que nos queremos quitar y que, de hecho, no somos. Aunque muchas personas se identifiquen con ella, no tiene nada que ver con nuestra identidad real. Y después, utilizar un buen jabón y agua abundante, o bien desinfectante, según sea la añadidura o si hay herida. Como jabones y desinfectantes pueden utilizarse razones que ayuden a disolver egos y a ser más y más conscientes. Pueden obtenerse de quienes, además de tener sabiduría, son maestros. Ha habido y hay muy pocos. Sus enseñanzas pueden ser muy útiles, porque pueden ayudar a despertarnos más. Y el mejor agua es la meditación, que puede practicarse desde la quietud o desde el movimiento, desde practicas formalizadas con un buen maestro –yoga, tai chi chuan, chan (zen), etc.- o desde el propio trabajo, escribiendo, amando, paseando, etc.
– (2) El ego no lo puedes desmontar, porque tú eres ese ego que se cuestiona eso. Puedes hacerte creer a ti misma que lo desmontas, pero será una especie de estratagema. El ego es muy hábil, especialmente en lo que se refiere a sí mismo. Y su tendencia es homeostática: perdurar y fortalecerse. El ego se disuelve observándolo, reconociéndolo y no alimentándolo. Entonces, se empieza a debilitar y con ello se comienza a sentir una lucidez particular, una fuerza y una orientación especial en la razón, porque la conciencia deja de estar interferida, condicionada.
– (3) Se desaprende con algo mejor, más complejo y que resulta de la síntesis entre lo que se pierde y su opuesto o complementario. O sea, desde una síntesis superadora. Entonces, se interioriza la síntesis, y el apego a la parcialidad es lo que se suelta, es lo que se puede decir que se desaprende. Otro modo de desaprender es reconociendo que el contenido de aprendizaje es falso, que es una estafa. Otro modo diferente es olvidando. Otro modo es reconociendo una añadidura que lastra y sesga. En este caso, se reconoce el condicionamiento, el programa mental, la tradición, etc. y la conciencia puede optar por eliminar, por dejar atrás o por reaprenderlo en coordenadas de complejidad más elevadas. En este último caso puede pensarse que no hay desaprendizaje. Pero el nuevo estado no es el anterior; por tanto, sí lo hay. Hay que hacer notar que hay aprendizajes nocivos, no educativos. Y que otros sí lo son. La educación puede requerir aprender, desaprender, reaprender… Por tanto, el constructo aprendizaje es secundario. Lo prioritario es la formación.

¿Qué tipo de lectura recomienda en el proceso de despertar?

– Recomiendo leer la naturaleza. Se lee bien observándola y transfiriendo a la vida. La naturaleza es la gran maestra. Nos invita a leerla permanentemente. También a maestros despiertos y a pedagogos que pueden ser buenos barqueros, porque nos trasladan con seguridad de la orilla del ego y la ignorancia a la orilla de la conciencia. Por ejemplo, Lao Tse, Chuang Tse (Zhuang zi), Lie zi, Confucio, Sidharta Gautama, Ramana Maharshi, Jiddu Krishnamurti, Osho, Blay, Karlfried Graf Dürckheim, etc. Mientras se leen y mientras se medita, uno además ha de leerse. Pero la lectura es en función de la acción (escritura, trabajo profesional, investigación, creación, vida cotidiana, etc.). Y en la acción nos encontraremos de nuevo rodeados de maestros: gentes sabias, absurdas, estúpidas, prudentes, animales, personajes históricos, niños… todos serán buenos maestros, como dijo Confucio. Eso dependerá de la conciencia del discípulo.

¿Cómo sé cuándo he despertado, sin caer en autoengaños, en trampas del ego?

– Si te lo preguntas es que no has despertado. Y dejas de preguntártelo es que tampoco.

Anuncios

Acerca de dianazavalar

Escritora. Cronista freelance- editora. Autora de los libros de relatos Carne Tierna y otros Platos y Breve(r)dades. La Sofía es su librería personal abierta al trueque y a la venta. Fue reportera de los diarios ecuatorianos La Marea, reportera y editora de La Hora (regional Manabí) Ha colaborado con Mar Abierto, Mundo Hispano, SOHO - Ecuador, Mundo Diners, Buen Viaje.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s