Manabí, la tierra festiva de San Pedro y San Pablo


_MG_3059

-No griten, eso al mar no le gusta.

Lo dijo un músico de la banda de pueblo mientras esperaba en la panga a sus compañeros. Era 28 de junio, día en que los pobladores de Machalilla, parroquia de Puerto López, al sur de Manabí, salieron a navegar junto a los santos Pedro y Pablo.

– Perdón, no sabía eso del mar, no termino de entender cómo es que le molesta, podría contarme más.
– Ay, el mar es muy delicado, muy celoso, si gritan se altera, hay más oleaje y hasta puede virar la panga. Al mar tampoco le gusta que haya mujeres en la orilla viendo partir a las embarcaciones.
Y en un silencio (de él y mío) partimos hacia el barco madre donde nos esperaba Pedro, el santo de los pescadores. La nave era una fiesta, con gallardetes, cerveza, comida, música. Una señora llamada María Gómez me indicó que estábamos en el Gobierno de los Negros, presidido por Caseli Gómez. “Ese otro barco que va adornado es de los blancos, allí van San Pablo”, me dijo.
La procesión náutica es parte de la celebración de San Pedro y San Pablo, manifestación que en Machalilla alcanzó la Declaratoria Nacional de Patrimonio Inmaterial, en el 2007.
El santoral cristiano señala al 29 de junio como el Día de San Pedro y San Pablo. En un folleto publicado en 1992 por la Arquidiócesis de Manabí, el obispo José Mario Ruiz Navas, señala que hay santos que piden velorio, que Pedro y Pablo lo piden rezado y bailado. En Machalilla se festejó del 27 al 30 de junio. Pero no es la única que celebra a los apóstoles. Según un cronograma del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural – Región 4, la fiesta se realiza, de junio a octubre, en más de 70 lugares de Manabí, en los cantones Santa Ana, El Carmen, Puerto López, 24 de Mayo, Pichincha, Pedernales, Jama, Flavio Alfaro, Portoviejo, Rocafuerte, Junín, Olmedo, Manta, Jipijapa, Chone, Bolivar, Tosagua, San Vicente, Jaramijó, Montecristi.
Elementos de la fiesta
La fiesta tiene dos gobiernos: Los Negros y Los Blancos, cada gabinete está integrado por un presidente y su homónima femenina, ministros y otras dignidades, damas, ejércitos y abanderados. Hasta inicios del presente siglo no había tantos cargos, a medida que el Gobierno Nacional, presidido por Rafael Correa, fue aumentando ministerios y secretarías estos se han visto reflejados también en la festividad. Así en los desfiles se puede leer en sus cintas: Secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En el contexto de la fiesta, las repúblicas están en guerra y al final hacen un encuentro protocolario para firmar la paz, intercambian regalos y se bañan de perfumes. Grandes banquetes se realizan en los palacios, así se denomina a las casas de los presidentes. En las celebraciones más abundantes una vaca es el almuerzo o la cena de un día.
Cada república tiene un santo patrón, la de los Negros (o Nueva Guinea) tiene a Pedro y los blancos a Pablo, el que pisa la culebra. A ellos les ofrecen misas, los sacan en procesiones. En los pueblos cercanos al mar la fiesta es una forma de agradecer la pesca, de pedir buenas faenas y tranquilos retornos. En el campo, es para pedir protección contra la mordedura de serpientes. Ángel Muñoz, de 52 años, vive en Picoazá- Portoviejo. Cuenta que un señor de la comunidad se negó a ser prioste y un día al abrir la puerta de su carro se encontró a una culebra en el asiento. Esto lo motivó a aceptar de inmediato. Previo a los meses festivos, es común encontrar por las calles de ciudades manabitas a hombres portando una urna con la imagen de San Pablo y con una culebra matacaballo, viva. Se acercan a viviendas, negocios y transeúntes para pedir apoyo económico.

“Ser Presidente es lo más grande”

Por gabinete la fiesta puede costar 15 mil dólares o más, especialmente en los lugares donde los banquetes son mayores, pues alimentan a la comunidad, no solo a los miembros de los gobiernos. Un jefe de cocina cobra la cifra aproximada de dos mil dólares por cuatro días de trabajo. Ser Presidente implica tener dinero suficiente para que en todo reine la abundancia. Generalmente, se escoge a migrantes, armadores pesqueros, a las personas más pudientes de la localidad.

“Ser presidente es lo más grande aquí en Machalilla, es un orgullo. El dinero tiene mucho que ver, aunque últimamente se hacen actividades para apoyar. Quienes somos parte de la corte también tenemos gastos, pero son personales, la ropa de gala, los zapatos”, cuenta María Gómez. En Montecristi alcanzar la dignidad de presidente da prestigio, estatus. Tal es la importancia que ya están copados los cupos para ser Presidente hasta el 2020.

La fiesta de San Pedro y San Pablo es también el tiempo del reencuentro entre las familias, del regreso de los que un día migraron a Venezuela o Estados Unidos. Antes de la crisis venezolana eran los migrantes los que traían el dinero para intensos días de jolgorio. Ahora no. Jesús Farfán, de la comunidad El Aromo (Manta), cuenta que los familiares de Ecuador apoyan: “con un saco de arroz, con un cerdo…” para que la devoción siga.

Por las calles de Manabí se oyen bandas de pueblo. Son los Pedro y Pablo

Anuncios

Acerca de dianazavalar

Escritora. Cronista freelance- editora. Autora de los libros de relatos Carne Tierna y otros Platos y Breve(r)dades. La Sofía es su librería personal abierta al trueque y a la venta. Fue reportera de los diarios ecuatorianos La Marea, reportera y editora de La Hora (regional Manabí) Ha colaborado con Mar Abierto, Mundo Hispano, SOHO - Ecuador, Mundo Diners, Buen Viaje.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s