Adiós Paúl Navarrete, soldado de la luz


Paulito:

image

“Somos uno con el universo siempre para siempre siempre”, reza un ícaro, canto chamánico del bosque. La última vez que conversamos fue por chat, te conté que visitaba en Quito a las mujeres amazónicas que a pie y sin abrigo se movilizaron en defensa del Yasuní, la reserva de biodiversidad más importante del planeta. Planeamos vernos y no se dio. En la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador, un chamán de Sarayacu me curó un collar de semillas. Ahora que reviso una y otra vez las fotos de tus últimas horas veo que estuviste junto a ese anciano sabio y fuerte que a sus noventa años caminó hasta Quito para defender su selva. Ese chamán me contó que todo tiene espíritu.  Después, en ceremonia de ayahuasca lo comprendí. Por eso me digo, Paúl se fue acompañado del gran jaguar y las aves sagradas. Tú, un hijo de la luz, te despediste con tambores, en ese santuario vivo que es la Amazonía.

image

***
Cuando Rodolfo Párraga “Palermo” ganó, por primera vez, el Jorge Mantilla en homenaje le dediqué un post, y comentaste con esa humildad tan tuya: que era un texto dulce, que ojalá cuando tú hicieras algo grande yo escribiera algo así de bonito, que Palermo llegará lejos  y -entre risas-  que cuando eso ocurriera tú dirías “él era mi amigo”. Y lograste mucho, y estoy en deuda. Porque aunque desde niños nos enseñan el ciclo vital, se nos olvida la sentencia poética de Pavese “vendrá la muerte y tendrá tus ojos”.
Gracias por tu lección final; Carpe Diem.
Pendiente quedaron: la crónica, el libro de San Pedro y San Pablo, el cortometraje de fotos. Qué generosidad la tuya,  gracias por el gesto de pensar  que mis textos podían acompañar algunas de tus hermosas fotografías.
Si somos uno con el universo, hoy nos une el duelo y el amor con tu madre, con tu hijo, con tu esposa, con tu hermana, con tus amigos, hoy todos tenemos la responsabilidad de cuidar la Pachamama, de no abandonar más a los niños de Chunchi, de hacer un periodismo digno, de usar en bien los dones recibidos y el tiempo que la existencia nos regala.

En la luz, Paúl siempre para siempre, siempre.

Manta, 4 de octubre de 2014.

Para quienes interese, recomiendo leer el discurso que Paúl leyó cuando ganó el Premio Fotoperiodismo por la Paz: “Gracias por enseñarnos a disparar con el corazón“, y el texto de la revista Plan V:  “El último vuelo de Paúl Navarrete y el milagro de Sarayacu

Anuncios

Acerca de dianazavalar

Escritora. Cronista freelance- editora. Autora de los libros de relatos Carne Tierna y otros Platos y Breve(r)dades. La Sofía es su librería personal abierta al trueque y a la venta. Fue reportera de los diarios ecuatorianos La Marea, reportera y editora de La Hora (regional Manabí) Ha colaborado con Mar Abierto, Mundo Hispano, SOHO - Ecuador, Mundo Diners, Buen Viaje.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Adiós Paúl Navarrete, soldado de la luz

  1. sylviazul dijo:

    Qué lindo homenaje a Paúl. Lo merece.
    Qué tristeza su partida, qué alegría que sus últimas horas haya sido despedido por sarayakus y haya dejado su sonrisa esparcida en esa tierra de gente mágica. ¡Viva Paúl!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s