Al final de la maestría


Marita GrilloLa profesora Marita Grillo puso el dedo en la llaga de la ortografía

-No, no, no. No puedes hacer una maestría sin consultarme – me dijo el que fue mi jefe cuando le informé que me había matriculado en una de periodismo (solo hay dos de este tipo en el Ecuador). Yo conocía el reglamento, sabía que todo funcionario de la universidad tiene derecho a obtener permiso para estudiar.
Yo tenía el deseo (la verdad, lo mantengo) de hacer una maestría fuera del país,  mucho antes de que fuera obligatorio, tramité varias becas y no lo conseguí. Un día me enteré de que se abriría una allí mismo en la  ULEAM,  en el CEPIRCI, llamé para solicitar información y me dijeron que, si me animaba, me matriculara pronto porque el cupo era limitado (máximo 20 personas) y había bastantes interesados. Tenían razón en lo segundo. El primer día de clases en el salón había más de 40.

los compañerosLos compañeros y el profesor Eskibel- febrero de 2012.

Recuerdo que para el primer módulo (del propedéutico para qué hablar) nos llegó de Uruguay el profesor Gustavo Barceló. En ese primer encuentro nos tocó analizar un ensayo denominado El panóptico moderno, de Célida Godina Herrera. El texto es una reflexión sobre el afán de vigilancia de quienes ejercen el poder, es también una analogía de lo real y la ficción de las novelas 1984, de George Orwell y Nosotros, de Eugene Zanyatin. Al final de las exposiciones, el profesor Barceló dijo estar sorprendido de que en los grupos no se haya profundizado en el tema de la libertad. Era enero del 2012.

Inconsciente ColectivoCon Jorge Guevara, Ernesto Intriago, Mercedes Pita y Alexis Cuzme formamos el Insconsciente Colectivo.  Al final, con los tres últimos creamos la agencia de arte y comunicación Ornitorrinco. Pronto les daremos detalles.

Para mí este proceso de capacitación fue una auditoría. Sabía de mis vacíos académicos, pero no imaginé la hondura, sobre todo en el tema teórico. Yo que estudié la escuela y colegio en el campo, que siempre reclamé una mejor calidad educativa en pregrado, estaba emocionada de tener profesores de alto nivel, Mario Schilling, Guilherme Canela, por citar dos ejemplos. Por eso, cuando por presiones renuncié al trabajo, hice de todo como freelancer para no abandonar la maestría. Quizá esto explique por qué insistía en aprovechar al máximo a los docentes, en no disminuir horas clase.

Quiero agradecer a todos los maestros que compartieron su tiempo, sus conocimientos dentro del aula y fuera de ella. A Gustavo Barceló, además, por contactar en distintos países a los profesores Daniel Eskibel, Carmen Rico, Gabriel Adriasola (+), Valeria Cabrera, Gabriela Fabbro, Omar Rincón, Marita Grillo, David Albala, José Prieto, Guilherme Canela, Pepi Goncalvez, Mario Schilling (me quedé con las ganas de recibir clases de Alejandro Piscitelli ). Doy gracias a los docentes nacionales que nos acompañaron este año: Milton Reyes, Paul Bonilla y Rubén Solórzano.

David Albala
David Albala, además de ser un buen maestro, es una inspiración de vida.

Terminaron las clases y nadie se quedó, los que no están es porque se retiraron por circunstancias extra académicas. Hoy me acuerdo de Doménika, Roselet, Flor María, Mauro, Ligia, Jeniffer (perdón si me olvido de alguien).
A los compañeros con quienes compartí este tiempo-  interesante conocerlos-  les deseo éxito en la tesis. La meta debe ser un buen trabajo, un documento que aporte, que se pueda aplicar. Mi infinita gratitud y cariño a los maestros amigos (qué hermoso es poder llamarlos así) que me apoyaron con bibliografía y sugerencias para ir delineando la tesis que soñé hacer desde los primeros módulos. Clarice Lispector dijo que “la realidad es lo increíble”, y hace dos días me di cuenta que quizás el tema del cine puede esperar, que lo urgente es hacer una tesis sobre el bombardeo de mensajes en torno a la explotación del Yasuní ITT”. Si atendemos a la Constitución, el Ecuador va hacia un etnocidio, la semana pasada presenciamos la primera censura de un libro  y lo que se vive ahora es una especie de panóptico (como eso que estudiamos el día uno). Ahora sí entiendo de qué hablamos cuando hablamos de libertad.

Abrazos

Diana

Anuncios

Acerca de dianazavalar

Escritora. Cronista freelance- editora. Autora de los libros de relatos Carne Tierna y otros Platos y Breve(r)dades. La Sofía es su librería personal abierta al trueque y a la venta. Fue reportera de los diarios ecuatorianos La Marea, reportera y editora de La Hora (regional Manabí) Ha colaborado con Mar Abierto, Mundo Hispano, SOHO - Ecuador, Mundo Diners, Buen Viaje.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s