El súper libro de mi infancia


¿Cuál fue el libro de tu infancia?, ¿qué libro te inició en el gusto (adicción) a la lectura?

Donde no hay doctor

Hace unos días me hicieron estas preguntas,  la respuesta estaba en esos cajones polvorientos que guardan mi origen campesino. Contrario a lo que se espera, me inicié con un libro para adultos que tenía muchos dibujitos.  Para esa niña que fui  (seguro que también para mi hermana Roxanna) el súper libro existió, su nombre: Donde no hay doctor. Se trata de una guía para los campesinos que viven lejos de centros de salud. Uno de los médicos que hizo la rural en Membrillal (Jipijapa – Manabí- Ecuador) lo dejó en el pueblo y mi mamá que era parte del Comité de Salud lo tenía en casa, donde no había biblioteca. Con mi hermana llegábamos a sus páginas de forma clandestina, pues nos habían prohibido acercarnos a él. En ese libro que hablaba tan claro aprendí que para venir al mundo se saca primero la cabeza, que hincarse con un clavo oxidado puede provocar tétano, que hay que completar las dosis de antibióticos para ganarle a las bacterias, que si uno le pone fe hasta una zanahoria puede hacerte sentir mejor, que los remedios asquerosos no curan, que la muerte existe; que a veces se puede evitar su llegada, ganarle la partida es cuestión de prevenir o actuar a tiempo, como cuando muerde la culebra y hay que succionar el veneno (acto vedado para personas con muelas picadas o  encías rotas).

Cada vez que alguien enfermaba acudíamos al libro para identificar posibles enfermedades y establecer prioridades, muchas veces en cama mi hermana me tomaba el pulso (simulaba) y hacía las preguntas básicas del visitador médico ¿ha tenido fiebre?,  ¿dónde le duele?, ¿desde cuándo empezó a sentirse mal?, ¿qué comió?, ¿ha vomitado? …Aun ahora adultas nos hacemos esas preguntas, nos tomamos el pulso. Más de una vez, en nuestras visitas al campo, mamá nos ha dicho “me siento mal, vean en el libro qué puede ser”.

Ninguna estudió Medicina, mi hermana se graduó de bióloga pesquera, yo de periodista, y me apasioné por las letras. Donde no hay doctor me salvó en ese lugar donde no había bibliotecas.

Anuncios

Acerca de dianazavalar

Escritora. Cronista freelance- editora. Autora de los libros de relatos Carne Tierna y otros Platos y Breve(r)dades. La Sofía es su librería personal abierta al trueque y a la venta. Fue reportera de los diarios ecuatorianos La Marea, reportera y editora de La Hora (regional Manabí) Ha colaborado con Mar Abierto, Mundo Hispano, SOHO - Ecuador, Mundo Diners, Buen Viaje.
Esta entrada fue publicada en Testimonio y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El súper libro de mi infancia

  1. carol dijo:

    Yo quisiera poder recordar el nombre del libro que me llevó a amar las letras.. sólo sé que era un folleto de igual forma para ayuda comunitaria… me sentí identificada.

  2. Isis Aquino dijo:

    Me encanta el afiche!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s