El fotógrafo de las tinieblas, lecciones para mirar


¿Quién soy para opinar sobre el libro de un destacado cronista?

Me pregunté cada vez que finalizaba una o varias de las crónicas del libro El Fotógrafo de las Tinieblas, de Santiago Rosero, y me entraban ganas de hablar, de compartir, de recomendar esta obra.

Escribo desde Manabí – Ecuador, lugar donde para muchos la palabra crónica está ligada no al género sino a las noticias violentas, independientemente de si están bien o mal narradas, lo común es que tengan el morbo como ingrediente (lo mataron po lli ti ti to, decía hace años un locutor de Radio Contacto cuando leía el periódico sobre una joven víctima, en el segmento de la Crónica Roja Roja Rojaaaa). En El Diario (y sus parientes La Marea – Centro) la palabra crónica identifica directamente a las noticias policiales. Y, aunque resulte contradictorio, en esta compañía de medios (EDIASA) existe un premio para sus reporteros entre los que figura la categoría de crónica, y en ese caso, sí se trata del género.

Leyendo a Santiago Rosero (Quito, 1978) confirmé que una prosa limpia, clara es mejor a la pretensión de belleza, que esta sucede cuando lo complejo está contado como simple, cuando al final siento que no me deben nada. El fotógrafo de las tinieblas reúne doce textos y tres relatos extra (también de no ficción) en los que el autor nos ofrece su mirada sobre París, ciudad en la que vivió de 2010 a 2017.

La crónica de perfil que abre y da nombre al libro me llegó con la seducción de un cuento. No solo porque el tema da para eso: un fotógrafo ciego, sino porque la forma en la que está narrada tiene la potencia de la literatura “A los ciegos se les ha dado como consuelo la música, pero yo quería las imágenes” , dice Bavcar, el personaje perfilado. De entrada tenemos una lección de cómo funciona una cita bien escogida. No se trata de reproducir todos los diálogos.

Christophe Vasseur, Un panadero de alta costura, el perfil del panadero más famoso de París, el mismo que se atrevió a incursionar en un oficio en el cual no tenía ancestros y que un día decidió incluso no vender baguette, es constantemente referida por Julio Villanueva Chang (Editor – fundador de Etiqueta Negra) en sus talleres y conferencias. Así, Santiago nos hace oler ese pan francés que hasta los franceses tenían casi perdido. Otros textos hablan de moda, de fútbol, de política como espectáculo, de apuestas para salvar el hambre, de música, de artistas en París, como la colombiana Toto la Momposina, la cantante con la voz más poderosa de Colombia que cantó en estaciones del metro (no, no es Shakira si de aportes a la música hablamos), o el ecuatoriano Patricio Sarmiento, exbailarín de Humanizarte, quien se convirtió en diseñador de moda. Temas que abordados de otro modo pudieran no importar o consumirse y olvidarse. Santiago nos presta sus ojos, sus pies para andar y ver las calles en todo su color, encontrarnos con congoleses que migraron a Francia con el fin de vestirse elegantes y que fundaron hasta una sociedad para eso. También sobrecogernos con los atentados del 13 de noviembre de 2015 y sonreír al leer cómo los habitantes de la Ciudad de la Luz le plantaron cara al terrorismo. Con arte, bailando. “Como si París fuera una fiesta”.

No les haré spoiler contándoles el meollo de todas las historias. Los invito a leer este acierto del Centro de Publicaciones de la PUCE y La Caída Editorial. A propósito he recordado a pasantes de Periodismo en la redacción de diario La Hora (Manabí), llegaban confundidos, decían, “ok, si la crónica no es cualquier noticia roja, la crónica necesita adornos, palabras rebuscadas, medias cursi, como la poesía”. Ni la crónica es eso, ni poesía es que del cielo cayó una rosa…

Los trabajos de Santiago Rosero se han publicado en Rolling Stone, Gatopardo, Etiqueta Negra, Travesías, Mundo Diners, Soho, Feuilleton, La Tercera, El Universal. En el 2010 el perfil sobre el panadero fue elegido entre los 10 mejores trabajos de Iberoamérica para el premio de periodismo Gabriel García Márquez. En el 2018, el libro El fotógrafo de las tinieblas ganó el premio José Peralta a la mejor obra periodística, en crónica o testimonio sobre un hecho importante en la vida nacional o internacional.

¿Quién soy para opinar sobre el libro de un destacado cronista?

Una lectora que intenta contar historias, alguien que encontró en este libro algunas lecciones para mirar.

Anuncios
Publicado en Crónica, Opinión, Uncategorized | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Del amor en el incesto, un asunto de novela


Un asunto de familia

Cuando era niña le preguntaba a mi mamá cuestiones del siguiente corte ¿Si María es virgen (ya había averiguado qué significaba eso) por dónde nació el niño Jesús? También pensaba en que si Adán y Eva fueron los primeros padres, para que la familia humana creciera, tuvo que haber sexo entre hijos y madre y lo que fuera resultando…Un asunto de familia expulsada del Edén hacia territorios sin gente. Sí, yo era una niñita campesina que sabía muy bien cómo es que se viene al mundo.

Todo hubiera sido más sencillo si me hubiera dicho…¡Dianita, es un mito!

Veintidós años después de su aparición llega a mí Un asunto de familia, ópera prima del quiteño Carlos Arcos (El Conejo). Quizás porque la publicó pasados los cuarenta años se ha llamado a sí mismo “escritor tardío”. Lo cierto es que entró a la escena literaria nacional con la madurez de un novelista y su carrera solo conoce de ascensos. Al autor le tomó año y medio escribir esta novela, me dijo un día que la historia la sigue trabajando.

Un asunto de familia trata de un amor incestuoso, dos hermanos de la clase alta quiteña que sueltan los caballos del deseo cuando viajan a Estados Unidos. De entrada resalto la clase social porque el autor no escoge el común camino, decir, por ejemplo, sucedió en un pueblo manaba, en el páramo (u otro), en una familia de iletrados… No, en esta historia, ambientada en los 90, la familia tiene celular, y eso es mucho decir, si consideramos que la telefonía móvil llegó al Ecuador en 1994 , y era más fácil ver un aparato de estos en las manos de los ricos de las telenovelas. Otro hecho sucedió en esa década que marcó al Ecuador, el último conflicto territorial con el hermano Perú. Y de eso va la novela, de relaciones difíciles, de familia, de territorios.

En el mito Napo Runa, la luna es masculina y se enamoró de su hermana, de ese amor imposible nacieron unos gemelos que son los luceros. La novela bebe de este mito; en otros, también de pueblos amazónicos, las relaciones incestuosas son clave a la hora de explicarse la creación del mundo. En Un asunto de familia, José Luis, el personaje principal, va hacia la selva a expiar su pasión hasta fundirse en ella, la vía de escape es ir como médico al hospital de un pueblo llamado Istandy, allí conoce a un chamán y por consiguiente a la ayahuasca (la liana de los espíritus está presente en otros textos y discursos de Arcos). El conflicto con Perú estalla mientras él reinicia su vida en el edén amazónico.

La novela se cuenta a varias voces y va de la selva hacia otros escenarios y realidades sociales, como esos planos superpuestos que suceden en un ritual de ayahuasca. Se lee de un tirón, la abrí un domingo y no pude soltarla hasta la última página. Un asunto de familia tiene lo que toda buena literatura, “ver y entender al ser humano en el ámbito propio de su trágica condición” JuanValdano; la capacidad de conectar, de hacerte sentir (o acercarte) a lo que sienten los personajes, de conmoverte, de emocionarte con un amor que inflama, sin que sientas vergüenza porque “¡carajo, es un amor entre hermanos!”

Istandy es para mí el no lugar para reducir las cabezas del amor imposible. Confieso que busqué sin éxito su localización en Google Map. Cuando casi creí que se trataba de una invención, el autor me confirmó que existe.

Carlos Arcos es también autor de Vientos de agosto (2003), El invitado (2007), Saber lo que es olvido (2016), Memorias de Andrés Chiliquinga (2013), Para guardarlo en secreto (2015), El hombre-pez y las tablillas de la memoria (2016). Un asunto de familia (1997) es quizá la menos leída de sus obras, fue como la bisagra de la puerta que abrió cuando hacía un corte en su vida, dejaba la Sociología para arriesgarse en las inciertas aguas de la Literatura. Pienso que no es tarde para redescubrirla (está en Amazon), para que se la lea en el Ecuador sin complejos. Me llegó veintidós años después de su publicación, me llegó fresca y torrentosa, como el amor.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Por no hacer un punto…


 

¿Cuánto cuesta producir una obra artística?, ¿cuánto de tu bolsillo se va  cuando te da por la gestión cultural?

En estos días cargo la excitación propia de eso que te asusta y te entusiasma, esa corriente en el cuerpo que te provocan los  desafíos. Decidí darme la oportunidad de volver a intentar algo con las artes escénicas, con todo el respeto que les tengo, reconociendo el  trauma también. Las tablas fueron mi primer amor.

Ya no es el impulso adolescente de quiero ser actriz, quiero ser famosa. Es otra la motivación, tiene más que ver con explorar la escritura para la escena e intentar la representación, que es otro instante del acto creador. Ese intento lo comparto con Grace Macías y Yuli Marcillo. Con ellas estamos desde hace varias semanas en  un taller con el dramaturgo Arístides Vargas (Malayerba). Esperamos que del laboratorio salga una obra.  Mientras, para financiar esta fase y la posterior (el montaje) necesitamos  eso que a todos los de la movida cultural nos parece un acto de magia: generar recursos.

De ahí surgió la idea del espectáculo Por no hacer un punto, a presentarse este 8 de agosto.Es la primera de una serie de actividades para recaudar fondos y financiar así un trabajo escénico mayor. Por no hacer un punto remite a una cantina donde sus integrantes hacen de todo para que el negocio no se convierta en otra cosa,. Freddy Reyes (actor de La Trinchera) dirige esta velada que incluye relato y poesía Yuliana Marcillo y yo; música con la cantante Grace Macías y en los instrumentos Hernán Reyes y Christian Rosenbaum (también de La Trinchera).

La noche tendrá micrófono abierto. Nicole Cedeño (Chimbilaco) será una de las voces que abrirá la peña. El evento se realizará en Manta, a las 20:00, en la cafetería SolYDar, del Centro Cultural La Trinchera (vía a Barbasquillo). ¿Cómo nos puedes colaborar? Acompañándonos, cinco dólares es lo solicitado para el pase.  Tendremos vino y cerveza. Ojalá pueda brindar con ustedes a la salud de este proyecto ( y por mi cumpleaños).

 

 

 

 

 

 

Publicado en Eventos, Notita | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Quijote y Fahrenheit 451, de la censura y siembra de lecturas


224fdb71-693e-435b-97e3-503c5cbdfdd2

De lo más bonito que ha germinado en Manta después del terremoto ha sido el Club de Lectura El Quijote. Fue justamente la novela de Cervantes, en sus dos tomos, lo primero que leímos.  Hoy el club tiene su sesión de cierre del libro Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.   Esa novela publicada en 1953 que nos pintó una sociedad en la que los bomberos provocan incendios, los libros son quemados, la gente vive alienada en las pantallas y los rebeldes memorizan lecturas para que cuando llegue el día estos puedan volver a escribirse.

En las II Jornadas Cervantinas (otro de los resultados del Club), el cervantista Ángel Martínez aseguró que; si llegara el día en que solo un libro pudiera salvarse, salvando a El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, sin duda, se salvaría gran parte de la historia de la Literatura y del arte en general.

Estos días he recordado que en el primer tomo de Don Quijote (capítulo VI), el sacerdote, el barbero y la sobrina de don Alonso Quijano le queman los libros. Ellos ven a los libros como  causantes de la enfermedad mental de don Alonso, quien se cree un caballero andante. La sobrina incluso sugiere que se queme todo, que no se guarde ni los de poesía (los que quiere salvar el sacerdote) porque volverse poeta sería peor que creerse caballero.

Releyendo a Bradbury he recordado lo que se siente que te prohíban un libro, que te lo decomisen, que se le impida ver la luz.  El 25 de noviembre de 2013 asistí como público a la presentación de Una tragedia ocultada, de Massimo de Marchi, Milagros Aguirre y Miguel Ángel Cobodevilla.  Esa tarde – noche todo transcurría normal en el auditorio de la FLACSO (Quito), de pronto irrumpieron policías, decomisaron las cajas con los libros, con una orden de la jueza Hilda Garcés, se prohibía  la circulación y difusión por cualquier medio de la obra.

una tragedia ocultada

¿Qué incomodaba de este libro al poder? 

Una tragedia ocultada trata sobre la matanza entre pueblos  Taromenani (no contactado) y Waorani, ocurrida en marzo de 2013.  Es una bitácora de los hechos que presenta las acciones e inacciones del Estado frente a una masacre anunciada. Ese mismo año el entonces presidente de la República, Rafael Correa, había anunciado en cadena nacional que el mundo había fallado, que se daría paso a la explotación petrolera en el Yasuní (etnocidio, según el artículo 57 de la Constitución que él mismo impulsó).

La noche de la censura los autores liberaron para descarga este libro. Luego, el Defensor del Pueblo defendió ¿adivinen?, la decisión de la jueza. Seguí con especial interés y no poca preocupación este caso, mientras miles estaban entretenidos con las sabatinas. Decidí que los spots gubernamentales  de las campañas Yasuní anti y pro explotación fueran mi tema de tesis de maestría. La ULEAM no me lo permitió, argumentando que:   “el tema era políticamente inconveniente” (la maestría era en Periodismo).

<<Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado o cuánto maíz produjo Iowa el año pasado. Atibórralo de datos no combustibles, lánzales encima tantos “hechos” que se sientan abrumados, pero totalmente al día en cuanto a información. Entonces, tendrán la sensación de que piensan, tendrán la impresión de que se mueven sin moverse. Y serán felices, porque los hechos de esta naturaleza no cambian. No les des ninguna materia delicada como Filosofía o la Sociología para que empiecen a atar cabos. Por ese camino, se encuentra la melancolía. Cualquier hombre que pueda desmontar un mural de televisión volver a armarlo luego, y, en la actualizada, la mayoría de los hombres pueden hacerlo, es más feliz que cualquier otro que trate de medir, calibrar sopesar el Universo, que no puede ser medido ni sopesado sin que un hombre se sienta bestial y solitario>>,  apuntó Bradbury, a través de uno de sus personajes, a mediados del siglo pasado, y parece que nos hablara hoy.

No he podido acudir a las dos sesiones que ha tenido el club para conversar sobre Fahrenheit 451, mas volví a esta obra con la intención de no perderme la oportunidad de analizar las correspondencias que tiene con el mundo en que vivimos. También con otras obras literarias.

WhatsApp Image 2019-07-02 at 11.14.39

En la novela de Bradbury,  los intelectuales se ocultan como terroristas, las bombas que ocultan son libros memorizados. Se reúnen en torno al fuego, que solo entre ellos no es usado para destruir las fuentes del conocimiento. Se sienten como el ave fénix.  En El Libro Flotante, del ecuatoriano Leonardo Valencia,  Guayaquil ha sucumbido por las aguas, los sobrevivientes han memorizado tiempos y lugares  como si fueran páginas.  En esta novela uno de los personajes le pide a su abuelo un consejo para el resto de su vida. “- Siembra lecturas  – dijo sin percatarse de mi cara perpleja y compasiva frente al anciano que desvariaba -.  Siembra lecturas pequeño bribón, donde sea que vayas a parar”.

Gracias a El Quijote por la siembra (el siguiente libro es Mandíbula, de Mónica Ojeda).

 

 

 

Publicado en Análisis, Eventos, Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La Espina de Abril 7.8


El afiche es una colaboración de Ernesto Intriago.

En la playa El Murciélago, este 16 de abril, desde las 18:00, pondremos un micrófono y un piano. Este año La Espina de Abril será 7.8 y estará dedicado a las narrativas del terremoto.

El editor de La Marea, Freddy Solórzano, nos contará cómo fue para un diario local enfrentar y comunicar la catástrofe. Un equipo de radio Canela también nos acompañará para rememorar el programa de solo buenas noticias con el que levantaron el ánimo de la población hace tres años.

Fritz Feijoo elevará con música aquello que no se puede poner en palabras y Omar Arregui, fotógrafo quiteño, nos compartirá su mirada ( se proyectarán fotos de su autoría) y lo que significó para él documentar historias de dolor y esperanza. Él fue parte del equipo que realizó el documental 10 historias en abril, uno de los trabajos más cuidados, profundos, esperanzadores y poéticos sobre la tragedia.

La comunidad en general está invitada a contar, a escuchar. Habrá un espacio de micrófono abierto para quien desee narrar su historia, no es solo para hablar del dolor, no es para quedarse en el pasado, es para liberarse y contar incluso aquello que no se ha dicho, también hubo heroísmo, solidaridad, hermandad, mucho amor esos días. ¿Cómo nos ha cambiado la vida en tres años?

El evento lo haremos en el espacio de La Caseta, lugar donde se realiza cada quince días Cine a orillas del mar, este es un precioso lugar de esos habilitados post terremoto. Antonio Cedeño y su equipo hacen posible ver buen cine, con el apoyo de la Casa de la Cultura de Manabí. Aprovecho para agradecerle a Antonio el haberse sumado a esta idea de retomar la Espina de Abril, es difícil organizar cuando no hay recursos, mejor que seamos dos y no uno, y vaya que nos sobra voluntad. Gracias, gracias.

Publicado en Eventos, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

El mar arroja droga y los internautas lo celebran


img_20190410_1105584006533825101436350.jpg

screenshot_20190410-1048117711873948404704536.jpg

Las reacciones a esta noticia sirven para analizar la sociedad en la que vivimos, con los líderes que elige la mayoría, la desgracia que consiguen con pleno merecimiento (ellos), y que nos arrastra.

¿Qué es más alarmante? , ¿que el mar esté botando droga, que una avioneta de narcos despegue sin control alguno (una de tantas) , que se haya destruido un ecosistema sensible en El Aromo, que nunca hubo consulta en el país, con el gobierno, que en papel le dio derechos a la naturaleza, que los informes ambientales no hayan sido rigurosos, que a la mujer que reclamó le gritaron majadera y el país lo celebró, los miles de millones que se robó el Correísmo en esta obra hoy templo del narcotráfico, que en aquellos días les valió que Glas hable de que la refinería utilizaría el agua de La Esperanza, que el Yasuní se joda total es la mínima huella y acá se va a refinar ese crudo, que el entonces vicepresidente vivió comiendo de esa mesa, lavándose las manos en las “limpias” aguas de ese mismo discurso electorero… Que hace un año nos informaron en cadena que los compañeros de El Comercio, que fueron a investigar temas de narcotráfico en la frontera, fueron asesinados, que por Oscar y Katy no hubo ni cadena. Que la TV transmitió la impotencia, para a renglón seguido continuar con las narco novelas, con las narco series. Esas en los que el narco es un héroe y ser una muñeca de la mafia es un logro… Pasen y lean los comentarios y sabrán cuánto los emociona un ladrillo…Delincuencia organizada internacional, viveza, puerqueza criolla… El mar está harto de tanta mierda, el mar está devolviendo los paquetes, el mar organismo vivo, azul inteligencia, se está limpiando, él se limpia… Y usted?

IMG_20190410_112759

IMG_20190410_112825

IMG_20190410_112934

IMG_20190410_112859

Publicado en Opinión, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Let’s barter (Spanish for English)


Earth Hour 2020 (2)

If you need to understand, to practice Spanish, I can help you. My language is very rich, we have many words to expres anything when in the English language you might only need two or four words.

In English, to express something that is done is enough: Do, does, doing, done. The Spanish language  has more than 50 words for this.

swedish proverb

If it hard for you pronounce the R, or another letter, I can listen to you until to you learn.

I can correct your text and teach you about the differents expressions in Latin America.

I am a Journalist, Writer an Editor. I can understand you when anything is hard for you. I was born in Ecuador. I lived here. However, every day I need to check the dictionary.

I am an English student, but in my city it is difficult to meet English speakers. I need to practice my listening, to talk, write and improve. Would you like to interchange classes with me? Not everything can be bought with money. I prefer emphty, solidarity, making –friends ant sharing and to improve together.

If you are to interesting, please write me diamzr@gmail.com for organized ours sesions (whatsApp, Skype, Messenger …)

Publicado en Eventos, Notita, Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Te pure mo Aotearoa


New Zealand my love

When I think about Aotearoa

a white cloud touches my spirit

Kia Ora, mama
I put in the Pacific my prayer
My petition in the foam of the sea
May you be tomorrow the peace that you are today
Christchurch!, garden to plant new flowers
Peace’s bees
Honey for the world
Aotearoa, medicine woman
If your wound hurts the whole earth,
As well
Your healing will touch us
Kia Ora

Ecuador, March 21. International Day of Poetry.

Rezo por Aotearoa*

Cuando pienso en Aotearoa

Una nube blanca toca mi espíritu

Kia Ora*, mama

Yo pongo en el Pacífico mi rezo

Mi petición en la espuma del mar

Que seas mañana la paz que eres hoy

¡Christchurch!, jardín para plantar flores nuevas

Abejas de paz

Miel para el mundo

Aotearoa, curandera

Si tu herida hiere a la tierra,

También

Tu sanación nos tocará

Kia Ora

*Aotearoa es el nombre ancestral (Maori) de Nueva Zelanda.

*Kia Ora es un saludo Maori, entre sus significados: “que tengas salud”, “que estés bien”.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Los golpes de abril


20180413_183057

Mirando el mar desde una cabaña en Santa Marianita, los pelícanos planeando su aparente calma, ese azul que solo es posible con el sol sin nubes, me di cuenta de que a mi espíritu todo le llegaba en escala de grises. Es la tragedia el monstruo que otra vez nos roba el mes de abril, esta vez con otra cabeza, la más fiera.

Hace dos años el terremoto de 7.8 (Richter) llegó como un ladrón en la noche, y ya no fuimos, ni seremos los mismos. Entre los escombros, la muerte, las sirenas enloquecidas, las humanas lágrimas y el larguísimo llanto de los animales, el terror se alzaba . ¿A qué hora amanece? Y  las súplicas, los reclamos, la negación,  estaban dirigidos a la naturaleza, a Dios como tirano y amo de los milagros.

Recuerdo los tiempos de tallerista de teatro y de literatura, las lecciones sobre los tipos de conflicto: hombre contra hombre, hombre contra naturaleza, hombre contra sociedad, hombre contra sí mismo, hombre contra tecnología. En ese querer explicarse la catástrofe se escuchaba decir, o decirse, “es como si nos hubiera caído una bomba”, “Tarqui, Pedernales, el centro de Portoviejo, parecen escenas de películas bélicas”, “¿es esta la desolación de una guerra?”.  Y la respuesta llegaba como una flecha. ¡Eso, debe ser peor!  Peor,  porque después de que se abre la tierra no eclosiona el odio, el deseo de venganza,  no hay un enemigo semejante, porque en circunstancias extremas o encuentras a Dios o te decepcionas de él, o te afirmas en tu creencia o en tu ateísmo.

Hoy que el dolor otra vez nos reúne, y ofrece en medio del gris su preciosa flor de la solidaridad, pienso en Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra. Pido perdón a sus almas por la maldad, por la apatía, por las malas decisiones de los gobiernos, por la miseria política, por la ignorancia y por esos sentimientos y emociones destructivas que nos crecen en el pecho como espinosos ceibos, porque estamos dolidos, indignados, porque esta vez el conflicto no es contra la naturaleza, porque con ustedes también nos mataron.

Mi madre despertó gritando, soñó que alguien le ponía una funda en la cabeza. El monstruo llegó hasta la casita de campo de una señora que no tiene redes sociales. Trato de calmarla por teléfono diciendo que son los efectos de este tiempo turbio, que también tengo pesadillas, que a las tres de la mañana en Twitter más de uno reporta el mismo problema, cierro  la llamada y lloro.  Después del terremoto costó mucho volver a dormir de largo. ¡La psique es también una zona cero! La psique es también una zona de guerra.

Confieso que nos desconcertó la apatía de los colegas manabitas, cuando organizamos un plantón para unirnos desde Manta al grito #NosFaltan3 #Vivoslosqueremos. No lo concebía después de que en las horas más duras, Manabí recibió tanto amor, tanta solidaridad del país y del mundo.  Entendimos con los que llegaron que esto se trata de convicción, de conciencia.  Por eso, escuchar  en la Plaza Grande  que “por el Paúl, por Efraín y por el Javier nadie se cansa”, arma y desarma, desgarra, eleva, conecta. Gracias por despertar y enseñarnos al país.

20180416_195335.jpg

En este día en que recordamos a los 663 muertos, en que quienes perdieron a un miembro de la familia, amigo o compañero de trabajo en el terremoto, podrán llevar una flor, visitar una tumba, elevo los latidos de mi corazón, ese rezo sincero, para acompañar a los familiares de Efraín, Paul y Javier. Abrazo a los colegas de El Comercio y a todos los que sienten como propia esta pérdida a manos de narcotraficantes, los acompaño en la espera de los cuerpos, porque el secuestro no ha terminado.

Toda la solidaridad a quienes lloran a los cuatro marinos víctimas del atentado en Mataje, por lo que sucedió con ellos, por los problemas que enfrenta Esmeraldas en la zona fronteriza, es que el equipo periodístico de El Comercio se adentró en el lugar. Es triste, es vil, que se trate de usar su memoria para descalificar el duelo, el grito de justicia, de libertad de quienes en el Ecuador queremos transparencia, seguridad,  paz.

Que nunca más tengamos que llorar a periodistas, a militares, que la vida de ciudadanos como Marcelo Muñoz, que lleva cuatro años secuestrado, importe. ¿A alguien le queda duda de que la prensa es necesaria?

El 16 de abril de 2016, Manabí no fue la única afectada por el sismo. Esmeraldas también sufrió, Esmeraldas, la olvidada,  sigue temblando  Que la luz de la razón, de la consciencia, sea más poderosa. Que el monstruo no nos venza.

 

 

 

Publicado en Opinión, Testimonio | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Día gris para la prensa, para la patria


20180413_182946

Desde el mar unidos en la espera, en la esperanza, ahora en el dolor, en el abrazo solidario con familiares, compañeros y amigos del equipo periodístico de El Comercio, que fue víctima de secuestro, asesinato e inoperancia. Juntos en un grito contra la impunidad.  ¡Justicia!, es lo que buscaremos para Javier Ortega, Paul Rivas y Efraín Segarra. 20180413_183057.jpg20180413_185833.jpg

Publicado en Opinión, Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario